Turismo :


| ECOLOGIA | FOLKLORE | ARQUITECTURA | OCIO | POEMA |

Situado en el centro de tres provincias, Burgos, Soria y La Rioja, Quintanar de la Sierra ofrece al turista, todo lo que este pueda buscar siendo la villa con más habitantes de la zona y el más desarrollado industrialmente.

Nada más entrar en él, se aprecia la riqueza en sus casas típicas pinariegas, con originales portadas y chimeneas cónicas, herencia de la antigua y provechosa industria de las carretas, puesto que fue centro importante de la Real Cabaña de Carreteros.

Sus bosques conservan desde tiempo inmemorial, las costumbres, danzas, la arquitectura y el folklore popular. Las nobles tradiciones de sus mayores.

Ya lo dijo López Mata: " infundió aliento creador al espíritu de sus antepasados, ardor a sus corazones y fortaleza a sus brazos". Este suelo atesora viejas piedras de monumentalidad religiosa y guerrera. Y para hallar sus orígenes, hay que remontarse a los celtiberos, concretamente a la tribu de los pelendones: pastores, ganaderos, cazadores y pescadores, fueron los primeros pobladores de estas tierras, donde, además, se han hallado necrópolis de la Alta Edad Media.

Por sus horizontes todavía resisten el paso del tiempo ermitas, santuarios y fachadas con blasones. Restos de un pasado, que mira al futuro con orgullo.

ECOLOGÍA

A lo largo y ancho de la comarca, los bosques de pinos, hayas y robles, constituyen un verdadero hallazgo para los amantes de la naturaleza, que pueden tener, de este modo, un contacto más directo con la misma.

No es raro, dando un paseo, descubrir a algunos de los " inquilinos habituales", como la ardilla roja, o el pico picapinos, e incluso a otros menos comunes, como corzos o zorros, simplemente por citar algunos ejemplos.

Un aliciente más, para los amantes de la fotografía.

Todas las especies que aquí viven, están adaptadas al clima, que puede ser muy duro en invierno, y, aparte de las citadas, también hay: ciervos, jabalís, tejones, gatos monteses, lobos, (estos últimos cada vez más escasos),….

Son los montes de las tierras altas de las provincias de Burgos, Soria y la comunidad de la Rioja, formando uno de los bosques de coníferas más extensos del sur europeo, donde el pino albar, predomina sobre las demás especies arbóreas. Pero como hemos dicho anteriormente, se encuentran robles, hayas, tejos, sabinas, acebos, enebros, chopos, fresnos,…

De entre sus ramas alzan el vuelo, aves como el buitre leonado, el azor, el águila culebrera, el aguilucho, el búho real, la lechuza, la paloma torcaz, la urraca, ...
Así mismo, hay gran variedad de arbustos, como el saúco, el rosal silvestre, la zarzamora, el endrino, el majuelo, las anabias (arándanos), ... ; y plantas como el helecho, la ortiga, el cardo, la malva, el aulaga...; e innumerables flores: narcisos, margaritas, lirios…; sin faltar plantas medicinales: manzanilla, poleo, menta, tomillo, etc.

En el otoño, el campo se llena de multitud de especies de setas y de hongos, algunas comestibles y otras no: Macrolepiota procera o Parasol, Lactarius deliciosus o Mícula, Amanita caesarea , conocida por Amanita, Boletus edilus, que es el hongo, Senderilla o Marasmius oreales. Un atractivo más para visitar la zona, y no solo en verano.

 

inicio

FOLKLORE

Buscando la cultura popular y las tradiciones, tampoco nos vamos a sentir defraudados, puesto que todo lo que ofrece esta comarca es mucho y variado. Desde las fiestas patronales o las celebraciones del santoral, hasta la gastronomía local, es posible admirar las costumbres que se han ido pasando de padres a hijos y que se muestran al visitante a modo de afirmación de la personalidad quintanara.

La villa de Quintanar, es fiel a sus tradiciones y muchas se siguen celebrando.

Es sin duda, la celebración de San Cristóbal, el 10 de Julio, la que más expectación crea y se tiene por uso que los hombres bailen en la Procesión por las calles del pueblo.
La festividad de las Candelas y San Blas, el 2 y 3 de Febrero, son menos concurridas pero más cargadas de solemnidad; en ellas, se baila la jota al Santo y diversas cofradías conmemoran su patrón. Son días de bailes, juegos de pelota, pingada del Mayo, bolos, etc. Todo acompañado con una rica gastronomía tradicional, que da como resultado platos tan exquisitos como el Paturrillo o la Asadurilla.

En el traje tradicional femenino, de los más bellos de la comarca, con su falda de "carro", mantón y la original blusa serrana, se manifiesta la imaginación popular y la personalidad de Quintanar. Oficios como los hornos de pez o los carreteros, aun perviven aquí en forma de cofradías o asociaciones, uniendo la tradición y la modernidad.

 

inicio

ARQUITECTURA

Del mismo modo, la arquitectura tradicional, nos habla del modo de vida, los materiales y las técnicas empleadas. Quintanar ha sabido conjugar las nuevas corrientes constructivas con el respeto a su tradición arquitectónica.

La vivienda típica construida en madera, excepto las paredes del piso bajo, de piedra, se adaptaba al clima y al trabajo de carretero. Lo más original, era la cocina y la gran chimenea cónica.

Hoy día apenas quedan ejemplos de este tipo de construcción, y por ellos, sabemos que tenían un gran portalón en la entrada, donde empezaba la distribución de la vivienda: las cuadras para el ganado, la cocina, las habitaciones y la subida al piso de arriba que la mayoría de las veces, hacía la función de cámara para guardar la hierba con que alimentar al ganado. Para facilitar esta función, un hueco llamado butrón, comunicaba las cuadras con la cámara.

Como ya hemos dicho, lo más original de la vivienda, era la cocina, de forma cuadrada, con paredes de aproximadamente dos metros de altura. Formado este cuadrado, la estructura se va transformando en un cono truncado que crea la propia chimenea, dejando, de esta manera, entrar la luz y que pueda ventilarse toda la estancia. Todas las cocinas tenían un horno para cocer el pan, y por supuesto, también se utilizaban para curar la matanza. Con el correr de los tiempos, y sobre todo, debido a su propio oficio de carreteros, se fueron adoptando innovaciones que se encontraban en su ir y venir por toda la península, como la inclusión de la habitación llamada gloria, cuyo origen hay que buscarlo en las tierras altas de Zamora: la habitación principal, tiene el suelo hueco, y un sistema de calefacción alimentado desde el portal de la casa, de manera que la estancia se halla todo el día caldeada.


Iglesia de San Cristobal.......
..

" La nieve, los niños, la nieve, baja la nieve.
Por Quintanar de la Sierra, danzando viene"
.

Formas de vida y creencias de un pueblo.

La iglesia de San Cristóbal, del s. XVII, se levanta sobre los restos de un antiguo templo visigodo conservando varios retablos y una pila bautismal medieval. San Cristóbal además, es el patrón de la localidad. La ermita de Nuestra Señora de la Guía (s. XV- XVII), posee una valiosa imagen gótica de la Virgen.

En las afueras se encuentran los restos de la de San Martín, con piedras antiguas, procedentes de enterramientos anteriores. Todos ellos son lugares de visita obligada.

inicio

OCIO

Asimismo, hay veces que simplemente se necesita desconectar de las obligaciones laborales y diarias, algo que por supuesto, también es posible aquí.

Venir con la caravana o la tienda de campaña o alquilar una cabaña en el camping municipal se convierte en la alternativa perfecta para el ocio: rutas a caballo, bicicleta de montaña, senderismo, campamento juvenil, piscina… Sin embargo, el patrimonio más interesante de Quintanar, para muchos, serán sus alrededores; principalmente el conjunto de las necrópolis de Cuyacabras, Peña el Caso, Cueva Andrés.

De camino a Neila, se recomienda hacer una parada en el mirador de Peña El Cuervo y Revenga. En las cercanías , el nacimiento del río Arlanza, en Fuente Sanza. El lago de las Tres Princesas… Un visitante ocasional, ya sea de fin de semana, ya sea por algún tiempo más, no se sentirá un extraño, sino que se le mostrara toda la riqueza, cultura y hospitalidad que es propia de las gentes de aquí, los cuales, no saben ni quieren ser de otra manera.

Camping Arlanza

C/. Campamento
947 395 592

inicio

POEMA :

Tendido al lomo de una colina, mirando al cumbre de su campiña. Conócelo, es Quintanar de la Sierra en plena sierra de pinares, de hayas y robledales.

Aquí nace el río Arlanza un afluente del Duero, su nacimiento es bonito, tiene campa, tiene pinos, tiene mesas y hasta un refugio.

Baja camino del pueblo, entre pinos, rocas y hayas recogiendo los arroyos que bajan desde las cumbres, en muchas veces nevadas.

Cuando las neveras lloran para que el río sonría y así cantando el camino hasta el prado de la Guía y allí ya más reposado nos dice: ¡ adiós, quintanaros!.

La gente es llana, alegre, trabajadora, tiene sus aserraderos, tumbadores, hacheros, carreteros, pezgueros, pastores, ganaderos y, cómo no, camioneros que recorren toda España llevando nuestra madera.

De huerta tenemos poco no hay agricultura, pero tenemos los frutos que la naturaleza nos brinda.

Tenemos el solpalvino, las acederas, cornicabras picotallos y cornichivos.

Fresas, frambuesas, silvestres anavias y oves; están los escaramujos, las bizcobas, los morones, las endrinas y la reina de todas, nuestra querida manzanilla.

Sólo me queda decir que el monte es un gran pulmón donde por las noches duermes, como en nubes de algodón.

Y por el día respiras sin ninguna complicación ya que no hay humos malos ni tampoco contaminación.

El que quiera conocer a mi pueblo Quintanar, puede venir cuando quiera sin pasaporte, sin billete, que aquí no tenemos fronteras.

Así es mi pueblo, QUINTANAR.
Ernesto Ureta Antón

 

inicio